Mi historia

Me llamo Laura y tengo 13 años. Soy de Cartagena (Murcia). Mi vida era un sueño hasta hace 3 años, cuando todo cambió y pasó a ser una pesadilla. Mi vida era envidiable. Tenía a mi familia y a mis amigos a mi lado, hacía lo que más me gustaba, bailar, iba a una academia de danza y me esforzaba mucho para sacar notas impecables. Nunca tuve problemas de salud, era una niña que vivía una infancia feliz. 

En el 2011, con tan solo 10 años, me diagnosticaron un cáncer. Los médicos me explicaron lo que debía hacer para seguir y curarme. Hasta unos meses después no supe lo que era esta enfermedad, nadie quiso explicármelo, supongo que pensarían que era una niña más y no querían asustarme, pero yo creo que todo paciente merece saber con detalle lo que ocurre dentro de su cuerpo. Mi vida dio una vuelta radical, yo lo veía todo negro, pasé mucho tiempo deprimida e intentando encontrar la causa de este monstruo. Yo comía bien, de todo; hacía mucho deporte, en las clases de baile y senderismo y nunca había tenido ni un solo problema de salud. Pero esta enfermedad no tiene respuesta, le puede pasar a cualquiera, por muchas medallas olímpicas que haya ganado o muy buena persona que sea, ocurre, y nadie sabe por qué, eso aún es un misterio para la medicina. 

Lo que tenía que hacer para combatir ese cáncer, era matarlo con la quimioterapia y extirparlo con una cirugía. Me pusieron 30 ciclos de quimioterapia y una operación de más de siete horas, por la que estuve 1 año haciendo rehabilitación diariamente para recuperar la movilidad de mi brazo por completo. Durante ese tiempo el hospital pasó a ser mi casa, no salía nunca de allí, no había un solo día en el que no me doliera algo o en el que no echara de menos a mi familia ni a mi casa. Me traté en Oncología Infantil del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia), que está a unos 45 minutos de mi casa en coche. Lo pasé muy mal, no veía la luz al final del túnel, no veía una mejora en mi estado físico por mucho tiempo que pasara. El proceso duró un año, durante todo ese tiempo perdí el contacto con mis amigas y mi salud me impidió hacer lo que me gusta, bailar. Es verdad que los profesores venían a mi casa y no perdí clase, pero yo quería ir al colegio con mis compañeros, como una niña normal. El año pasó, la pesadilla finalizó. Ahora me tocaba disfrutar. Volví a clase con muchísima ilusión, volví a salir con mis amigas y a encontrarme bien. Pero todo lo bueno se acaba, un año después de terminar el tratamiento la enfermedad volvió. No lo podía creer, ¿qué había hecho yo mal?. Tendría que empezar de cero con la misma pesadilla. Como si todo el esfuerzo anterior no hubiera servido de nada. Esta vez el tratamiento fue más agresivo, quimioterapia, dos operaciones muy complejas y un trasplante de médula. Fue aún más duro, pero esta vez no cometí el error de distanciarme de mis amigas, y ellas me han dado un apoyo inigualable. Si tus amigos no te tratan igual después de haber estado enfermo, y notas que no te aprecian, es porque no son amigos de verdad, porque un amigo te apoya por encima de todo y seas como seas.

Después de mucho sufrimiento, tristeza y rabia porque la vida me ha castigado por algo que yo no he hecho, salimos a flote. El proceso acabó, pero después de un trasplante de médula viene lo peor, las infecciones te comen vivo, pero yo sigo luchando con el apoyo de mis amigos, de mi familia y de todo el personal hospitalario que me ha ayudado. Sé que algún día veré el final del túnel, pero también sé que eso solo se consigue con esfuerzo y paciencia. He aprendido mucho sobre mí misma, he sacado fuerzas de donde yo creía que no había, he tenido paciencia, he madurado y veo la vida como un adulto, he colaborado con el proceso médico para que fuera lo más corto y satisfactorio posible y he estudiado mientras me encontraba mal para poder reunirme con mis compañeros y no perder ningún curso y ¡lo he conseguido! Estoy muy orgullosa de mí misma. Porque la vida sigue. Ahora sé valorar los buenos momentos, ya que he carecido de ellos durante mucho tiempo. Solo quiero estar con mi familia y tener buena salud. El objetivo de este blog es ayudar e informar sobre este proceso a las personas que lo están sufriendo para que sepan afrontarlo con valor y paciencia, porque si todo lo bueno acaba, lo malo también. Y no estamos solos, tenemos a personas increíbles que nos apoyan y a las que hay que agradecer sus sonrisas y su trabajo: médicos, enfermeras, auxiliares, payasos, profesores del hospital, voluntariado, psicólogos...
Y otro de los objetivos es que la gente se familiarice con esta situación y la comprenda, para saber cómo pueden ayudar. Donando sangre, médula ósea y órganos, haciendo donaciones a las asociaciones que nos ayudan y nos alegran, y si son médicos, investigar.

Muchas gracias a todos los que leéis este blog, espero que os ayude a familiarizaros con un problema que afecta a 200.000 personas en nuestro país cada año, a los que os afecte esta enfermedad, que os sirva para consultar dudas y saber a lo que os enfrentáis, aprender que hay que colaborar y ser paciente para recuperar tu vida ¡mucho ánimo! Y a los demás, que ayudéis en lo que podías porque es un problema que nos afecta a todos. Yo sigo luchando por recuperar mi vida, espero que hagáis lo mismo.
MUCHAS GRACIAS Y MUCHO ÁNIMO 



17 comentarios:

  1. SE QUE AÚN PUEDES LEER ESTO LAURA, PORQUE NO ME CABE NINGUNA DUDA DE QUE DIOS TE TENIA RESERVADO UN SITIO PARA TI, CREO QUE ESTE BLOG NO DEBE DE OLVIDARSE Y QUE SIRVA DE EJEMPLO DE SUPERACIÓN ANTE LA ENFERMEDAD
    ESTA ENFERMEDAD FINALMENTE PUDO CONTIGO, PERO CON LO QUE NO HA PODIDO ES CON TODO ESTO QUE HAS DEJADO ESCRITO POR LO QUE HAS ESCRITO TUVISTE QUE SER UNA GRAN NIÑA, QUE CON SU CORTA EDAD PLANTO CARA Y LUCHÓ CON TODAS SUS FUERZAS PARA VENCER. ERES UN EJEMPLO A SEGUIR POR NIÑOS Y ADULTOS.
    D.E.P. LAURA.

    ResponderEliminar
  2. Hola amig@s, esta mañana he estado leyendo “La caja naranja de Laura”. Es el blog de la niña que nos acaba de dejar. No sabía que Laura escribiera un blog y no he podido resistir la tentación de acercarme a ella aunque fuera a través de sus palabras. Doy gracias a Dios, por haberlo hecho, porque he descubierto que era su deseo que la leyéramos, era su deseo compartir con todos nosotros sus días. Era una niña feliz hasta que este monstruo se apoderó de ella…pero a pesar de ello la madurez y la esperanza que nos transmiten sus líneas no son propias de una niña, o sí, porque un adulto no tendría la entereza de vivir sus días con tanta dignidad. Hace poco escuché a un psicólogo decir en televisión que sólo los niños son capaces de afrontar la muerte con dignidad y es que yo estoy segura de que estos niños son ángeles en la tierra. Los adultos somos más reacios a comprender, nos rebelamos hasta la locura, mientras que los niños se llenan de rabia y de impotencia pero aprovechan sus días para vivirlos a tope, para transmitirnos sentimientos indescriptibles. Laura se sentía orgullosa de sí misma porque entre tratamiento y tratamiento la vida seguía para ella. Empezó a valorar los buenos momentos, esos que tanto echaba de menos cuando carecía de ellos. En su blog anima a las personas enfermas a tener paciencia y ánimo y da gracias a todos los profesionales en su labor diaria.
    Yo desde aquí también quiero darle las gracias a ella, a nuestra Laura, para que su dolor y el de su familia no caigan en el vacío, que aprendamos de ella a disfrutar de todo lo bueno que la vida nos ofrece. Cada vez que veamos la habitación de nuestros hijos patas arriba vayamos hacia ellos y démosles un abrazo en vez de un grito, seamos agradecidos por tenerlos entre nosotros, sanos y llenos de vida. No hay mucho que decir a esa familia en estos momentos, no hay palabras de consuelo, pero podemos ponernos en su lugar, y decidme si el dolor que sentís no os encoge el corazón…
    Dios existe con toda seguridad, y lo afirmo yo que lo he visto y he hablado con él y sé que Laura está a su lado. LAURA bajó a la tierra para que otras personas tomaran conciencia, para darnos una lección de vida, y aunque esos padres estén muertos de dolor deben sentirse orgullosos de una hija como la que tenían. Un beso, para ti, Laura, me acordaré de ti cada vez que vea un árbol, una cascada, una montaña o una playa…ese póster que tenías en la habitación será un punto de encuentro entre tú y todas las personas que te quisieron y conocieron.

    Rosa

    ResponderEliminar
  3. laura, no te conozco pero mi primo juan pedro y mi prima Nerea si . Nerea tiene puesto en su brazo tu nombre me dijo que cuando se enteró de lo sucedido se lo escribió. quiero que sepas que eres una niña llena de valentía y bondad eres la única niña que he conocido que ha luchado tanto por sus sueños como dice rosa y Israel eres un ejemplo a seguir.

    ResponderEliminar
  4. Una gran persona, una gran luchadora...yo fui su profesora de ayuda domiciliaria y fue una experiencia que me enriqueció muchísimo (yo creo que ella me enseñó más que al contrario). Me quedo con su dulzura, con su gran inteligencia y talento, con su risa suave y bonita. Gracias por aparecer en mi vida, preciosa. Te siento cerca. Te quiero. Como dije el día que nos dejaste, ya hay una estrella más que alumbra el cielo.

    ResponderEliminar
  5. Laura querida, entré a tu blog y leí... lamento tanto haberte conocido antes. Tus palabras eran las mismas que las de mi Germán, que a los 17 años esperaba pulmones nuevos que jamás llegaron. Ahora estarás con él y con tantos-as niños y niñas valientes y alegres que han estado aquí para darnos lecciones de vida. Te quiero

    ResponderEliminar
  6. Jamás te olvidaré Laura preciosa.He tenido la suerte de enseñarte algo de danza,lo que más te gustaba.Ahora baila entre las estrellas y manda fuerzas a tus papás y a tu hermano que la necesitan.Siempre en mi corazón.

    ResponderEliminar
  7. Siempre habra una estrella brillando en el cielo

    ResponderEliminar
  8. SIEMPRE EN MI CORAZON

    ResponderEliminar
  9. Soy Jesús Pérez, padre de Rubén.
    Mi hijo se fue el 8 de octubre de 2013.
    Recuerdo a Laura porque varias veces coincidimos en la planta, pero nunca en la misma habitación. Mi hijo tenía 3 años, y en la sala de juegos coincidió varias veces con Laura.
    Estoy convencido de que todos los niños que se van tienen algo extraordinariamente especial, Laura lo tenía sin lugar a dudas.
    Ojalá sea verdad y exista un lugar al que se va a ser feliz, donde no exista dolor ni tristeza. Ojalá estén todos juntos y jueguen mucho.
    La vida aquí es insoportable para los que perdemos a un hijo. Que difícil se hace y cuanto se les echa de menos!!!
    Hay momentos en la vida de cada persona que son inolvidables, para mi serán imborrables del corazón esos momentos jugando con mi hijo al Rey León.
    El tiempo solo existe para los que estamos aquí. Querer con el alma es eterno, el alma nunca muere, así que de aquí a la eternidad, a jugar con ellos.
    Con éste mensaje quiero dar mi apoyo y un fuerte abrazo a todos los familiares y amigos de laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús, no te recuerdo del hospital, ya que en la recaida de Laura intente mantenerme alejada de los demás papás porque no quería pasarlo tan mal como al principio de nuestros ingresos, al ver como se iban yendo niños de mamás con las que hice una buenísima amistad de lo que no me arrepiendo para nada pero fue duro.
      No necesito explicarte lo duro que es perder un hijo nadie esta preparado para esto. Yo como tú recuerdo muchos momentos preciosos con mi hija pero esto ahora no me da consuelo porque ya no tendré mas momentos así.
      Me gustaría que entraras en el menú principal de Laura y leas la carta que le he escrito a mi hija, que tambien va dedicada a Rubén, a ti y toda tu familia.
      Muchas gracias por tu letras y un beso
      Mari carmen

      Eliminar
  10. Querida LAura
    Se que ya no estas en este mundo pero estoy segura que tu esencia se mueve entre nosotros los que seguimos aqui. Tu paso por la vida debe tener un motivo y estoy segura que tu familia encontrará en tu recordar la fuerza de seguir adelante, igual que tu, con esperanza. Gracias Laura por haber existido, por enseñar que la vida es bella a pesar de todo, y que lo importante es el amor de los que estan a nuestro lado. Eres una estrella, una luz que ilumina caminos. Gracias

    ResponderEliminar
  11. Laura hoy ya tres meses sin ti, y aunque entro a diario en tu blog nunca he escrito nada pero hoy el corazón me pide dedicarte unas letras. Solo quiero decirte que aunque a los alumnos se les quiero mucho, jamás imaginé que te quería tanto y que me íba a doler tanto tu marcha.Todos los días al salir al patio miro tu ventana , y en cada clase a la que entro tengo un recuerdo de ti. Eres sin duda una niña muy especial que desde los tres años con esa cara tan dulce y bonita me robaste el corazón, durante nueve años te he visto crecer y ahora se que yo he aprendido mucho mas de ti que tú de mi. Laura sigues en mis vida y en mi corazón y te quiero.
    Tu seño María.

    ResponderEliminar
  12. MI PEQUEÑA LAURA.

    Bueno Laura, decirte que te conozco desde los tres años, ya son 10 años de mi vida a tu lado. Lo primero de todo, agradecerte de todo corazón los momentos conmigo, que han sido los mejores, también te doy las gracias por estar conmigo todos esos recreos juntas, que nos los pasábamos enteros cogiendo arena, que no parece gran cosa, pero entre nosotras Lidia, María Dolores, Claudia... Nos lo pasábamos muy bien, y nos divertíamos muchísimo. Gracias por esas tardes en el Ballet que contigo eran especiales, por esos masajes que te gustaba mucho dar en los descansillos que nos daba Loli. También pedirte perdón por no estar a tu lado lo suficiente.
    Que los dos últimos años de primaria, por diversos problemas tuve que marcharme a vivir a Pozo Estrecho, dejarme el colegio y no estar contigo y demás compañeros. Aunque no estuviese contigo físicamente , siempre estuve dándote fuerzas interiormente. Que sepas que te hecho muchísimo de menos pequeña, eres especial, eres muy grande, una futura escritora.
    Gracias por tu sonrisa, es increíble, porque nunca perdiste la esperanza, luchaste hasta el final, yo también me pregunto ¿Por qué?, No te lo mereces, eres muy grande, ahora eres la estrella más brillante del cielo, te merecías lo mejor, pero ya sabemos que la vida es injusta.
    Al cielo le faltan estrellas, y se ha llevado la mejor.
    También muchas gracias por estar ahí cuando en el recreo a veces estaba sola, yo sabía que tu siempre estarías allí, GRACIAS por valorarme tanto. Te juro que nunca te olvidaré, porque has marcado mi corazón y tu huella perdurará siempre en él.
    ¿Sabes? Eres la mejor escritora que he conocido en toda mi vida.
    DESCANSA EN PAZ PRINCESA.
    Te quiero muchísimo preciosa.

    ResponderEliminar
  13. Laura ya se q no estas en este mundo,pero se qe estan con nosotros con los qe te qeremos ahora y siempre. #SiempreNaranja. Teqiero. De Elena Garcia

    ResponderEliminar